Póngase en contacto.

Queremos conocer su empresa.

La tecnología RFID pasa la prueba del olfato en la Boutique Sephora Flash

La tecnología RFID pasa la prueba del olfato en la Boutique Sephora Flash

Los clientes parisinos disfrutan utilizar el sistema RFID NFC para conseguir mayor información acerca de los perfumes que prueban mientras están en la tienda y llenar un carrito digital con los productos que quieren comprar.

Sephora, una tienda de productos de belleza de LVMH, utiliza tecnología  RFID de campo cercano para brindar una experiencia más interactiva a los clientes en su boutique Sephora Flash. El minorista ha agregado tags  NFC pasivos a las muestras (las botellas que los clientes utilizaban para probar las fragancias), y ha instalado lectores detrás de la pantalla táctil para mostrar la información de cada producto. Los clientes también pueden utilizar una tarjeta con un tag RFID NFC para crear un carrito que incluya los productos que no se encuentran en la tienda, junto con aquellos presentes, para poder comprar todos los productos que quiera en una sola transacción.
La tienda busca facilitar la compra de cosméticos y perfumes, incluso si los productos que buscan no se encuentran disponibles en la tienda. La empresa lo llama su servicio Click & Collect.
En la tienda Sephora Flash, los empleados brindan servicio al cliente y realizan las ventas. Sin embargo, los clientes pueden probar los productos en la pared del perfume y saber más acerca de cada producto al utilizar la tecnología interactiva.
Primero, el cliente selecciona un tester y prueba su fragancia. Si le gusta el producto y quiere saber más acerca del mismo, pueden entonces colocarlo en el lugar designado, en el cual un lector NFC captura el número de identificación codificado a la etiqueta RFID del tester. Entonces se relaciona el número de identificación, en el software de Sephora, con la unidad de mantenimiento del stock y, así, se muestra en la pantalla el precio junto a otra información acerca del producto.
Si ese producto se almacena en la tienda y el cliente desea comprarlo, puede simplemente sacarlo del estante y llevarlo a la caja. Sin embargo, la tienda también ofrece muchos productos que no están en la tienda. Para comprar cualquiera de esos productos, el cliente toma una tarjeta RFID (con tamaño similar al de una tarjeta de crédito) con un tag NFC. En la caja, coloca la tarjeta junto a una pantalla táctil, y el tester en otra posición. Los tags RFID tanto del tester como de la tarjeta se leen, permitiéndole así al cliente agregar automáticamente el producto a su carrito digital. Entonces puede continuar agregando productos a su carrito hasta que esté listo para completar la compra.
Luego, el cliente lleva la tarjeta NFC a la caja, donde el empleado utiliza otro lector NFC para leer el número de identificación de la tarjeta. El empleado entonces muestra el costo total de la transacción. El cliente puede pedir que los productos sean enviados a su casa (si vive en Francia) o a la tienda donde puede pasar a buscarlos el día siguiente.
Hasta la fecha, la tecnología en la boutique Flash ha sido bien recibida por los clientes parisinos, de acuerdo al vocero de Sephora quien ha pedido no ser nombrado. “Los clientes están muy felices de poder comprar perfumes y cosméticos de una manera diferente”, afirma.
La boutique Sephora Flash funciona como una prueba para medir el interés de los clientes, explica el vocero. Basándose en el éxito de la boutique, la empresa puede considerar abrir muchas tiendas similares en el futuro.
Fuente RFID POINT. www.rfidpoint.com


Volver al listado

Gen2RFID Solutions

© 2017 Gen2rfidWeb desarrollada por Pululart